Miguel Milá, Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes 2016

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha concedido las Medallas de Oro al Mérito en las Bellas Artes 2016, que distinguen a las personas y entidades que hayan destacado en el campo de la creación artística y cultural o hayan prestado notorios servicios en el fomento, desarrollo o difusión del arte y la cultura o en la conservación del patrimonio artístico. Entre los galardonados está el diseñador Miguel Milá i Sagnier.

“Miembro de la generación de los pioneros del diseño de los años 50, ha visto cómo algunos de sus muebles y lámparas se han convertido en auténticos clásicos.

Ante la escasez de objetos, medios y materias primas de la época, pronto empezó a diseñar sus propios muebles y lámparas, comenzó a producir a través de su empresa, ‘Tramo’ montada con dos amigos, los arquitectos F. Ribas Barangé y E. Pérez Ullibarri.

Ha participado junto a los diseñadores y arquitectos de la época en las primeras reuniones en Barcelona para promover el diseño e implantar su práctica profesional, derivadas del debate sobre la modernidad arquitectónica y que acabarán en la creación del ADI FAD. Hoy es una referencia del diseño español.”

Sus diseños son el resultado de un trabajo cuidado y aparentemente sencillo por el que muchos de sus productos han sido reconocidos como iconos del diseño industrial de nuestro país. Desde Mobles 114 queremos felicitar a Milá por su merecido premio, y estamos encantados de que forme parte de nuestro catálogo de diseño.

Mariscal dibuja Green

El repertorio artístico de Javier Mariscal le convierte en uno de los autores más pluridisciplinares de la actualidad. Ilustración, diseño gráfico, interiores y mobiliario con la firma del valenciano afincado en Barcelona tienen presencia en nuestras vidas desde los 70.

2 mariscal green

Mobles 114 cuenta con uno de sus diseños más destacados y reconocidos, la silla Green, un ejemplo de originalidad y sostenibilidad. Su versión ECO es 100% reciclada y reciclable (polipropileno procedente de residuos industriales), y la más reciente Colors cuenta con una nueva y estudiada selección de colores y materiales 100% reciclables.

En palabras de su diseñador, “pese a su ruda apariencia, ha sido dotada de una buena ergonomía gracias a la geometría poligonal de su asiento”. Para suavizar la textura, se ha estudiado un grabado en altorrelieve que la homogeneiza y que contrasta con la parte posterior de la silla.

mariscal green colors

Pero gracias a la imaginación de Mariscal, sabemos que Green no es sólo una silla. Ahora nos queremos detener en las interpretaciones gráficas que el propio diseñador ha creado, protagonizadas por la reconocible silueta de una de las estrellas del catálogo de Mobles 114.

3 mariscal green

Trazo grueso, en montajes de collage o directamente sobre un cuaderno. Acompañada de los conocidos Garriris, con vistas a Barcelona o al mar como grandes influencias de su autor, en escenas clásicas o ambientes contemporáneos con muebles conocidos o anónimos. Mariscal dibuja a Green y genera una vida a su alrededor.

4 mariscal green

Eugeni Quitllet, disoñador de emociones

El diseñador Eugeni Quitllet sigue un proceso instintivo, “no sé por qué ni cómo“. Es esa emoción la que le mantiene vivo y que le anima a compartir sus logros con todo el mundo. Para dar rienda suelta a esa emoción, ha recalado en el mundo del diseño industrial.   Cada objeto es un desafío a lo que otros han tachado de imposible, palabra que Quitllet no parece utilizar nunca. Le han descrito como renovador, buscador infatigable, amante de la tecnología, aunque él mismo se define como un “Disoñador”.

Tras años en tu estudio de París diseñando con las mejores firmas internacionales, ¿qué te ha traído de nuevo a Barcelona?

Barcelona es una plataforma ideal para experimentar y poner en práctica conceptos y soluciones nuevas. Es una ciudad que dispone de unas características únicas en el mundo para vivir, pensar y soñar.

¿Cómo ha sido el encuentro y el proceso creativo y productivo con Mobles 114?

¡Un flechazo! Nos hemos entendido enseguida y conectado con la filosofía que compartimos al respecto de una industria imaginativa que siempre ha existido en Barcelona.

¿Es correcto decir que te has especializado en un tipo de diseño monobloque? ¿En investigar las posibilidades de un mismo material, formas y texturas, dándole vidas nuevas?

En el diseño no tengo fronteras ni preferencias. Cada objeto necesita de una especialización total para poder realizarlo en la dimensión que exige.

Parece que hay una intención de sorprender al usuario, pero también a la propia industria…

Sí, es como un truco mágico donde al final todos decimos: “oooh!”. ¡Qué sentido tendría inventar un objeto si no es nuevo!

2 entrevista quitllet

La silla Tube es tu primer diseño para Mobles 114. ¿Qué nos puedes contar de esta colección de sillas y mesas?

Es una respuesta industrial con un truco mágico. La belleza o el confort son lo mínimo que se puede pedir a un diseño, pero ya no es suficiente si no aporta un desafío nuevo, una emoción. Algo muy sencillo pero no evidente y que da todo el sentido a la construcción de esta silla es algo que en realidad es invisible. Es muy industrial hasta que se mira con “sensibilidad curiosa” lo que no se ve a primera vista… ¡te dejo que lo descubras tú!

Sus formas son suaves, pero sin querer disimular su origen industrial, con líneas que incitan a hablar de movimiento, de vida, de humanización del objeto, incluso de humor…

Es una silla que no quiere ser pretenciosa y que esconde sus virtudes como parte de la intención del proyecto, sencilla por fuera, inteligente por dentro; ¡es un objeto animado!

Dices que el diseño tiene que alcanzar otra dimensión porque ya hemos cubierto todas las necesidades básicas. ¿Cuál es esa dimensión? Y ¿qué papel juega el diseñador en ese nuevo paradigma?

¡Es emocional! Es algo que no todo el mundo ve pero que siente. Además de su función, un diseño tiene que servir para inspirarnos e interrogarnos siempre en un sentido positivo. El diseñador juega un papel de amigo; debe animar la materia, darle vida y un alma visible.

¿Cuál es el espacio que más te gusta, de tu estudio o de tu hogar? Y, ¿con qué objeto no te imaginas un día cualquiera?

La ventana, para ver el mundo, y mi mesa de trabajo donde puedo soñar despierto. Y también una silla para pensar…

3 entrevista quitllet

Tube, una nueva mirada de Eugeni Quitllet

La tienda de decoración MODA, en el centro de París, y el espacio Intramuros, dentro de la feria Maison & Objet, fueron los dos lugares elegidos para presentar internacionalmente Tube: una colección de sillas diseño de Eugeni Quitllet para Mobles 114.

2

La cita fue doble: el jueves 3 de septiembre MODA celebraba su décimo aniversario y acogía en su espacio la nueva colección de Mobles 114 en un completo montaje situado en la entrada del showroom; el sábado 5 de septiembre la presentación de la silla Tube y la presencia de Eugeni Quitllet animó a los más entendidos y curiosos a conocer de cerca el nuevo diseño de la mano de su propio autor. Él, apasionado de su trabajo y con una extensa trayectoria internacional, logró cautivar a todos: a los abiertamente declarados “fans” de su obra, y a los más escépticos. La mirada curiosa de este  “disoñador” incansable y un discurso que es reflejo de sus propias vivencias, sin florituras ni barroquismos, volvió a soprender a todos.

4

3

Desde su reciente lanzamiento, Tube ha cosechado buenas críticas y felicitaciones por parte de influencers del mundo del diseño y periodistas nacionales e internacionales, que han visto en ella un diseño original, sólido, funcional y comercialmente atractivo. Como bien expresa la periodista especializada en arquitectura y diseño Anatxu Zabalbeascoa : “(Tube) es una butaca sin miedo. A la vez cotidiana e icónica, ha servido para que ambos, (Mobles 114) la productora de piezas clave del diseño catalán –como la butaca de Torres Clavé para el pabellón de la República de 1937- y el diseñador -atento, pero no esclavo de la tecnología- den un paso adelante. Juntos. En busca, también ellos, de una silla que no sea una más, y que además de dejarse mirar permita sentarse en situaciones diversas” (El País, 9 de septiembre de 2015).