Salone del Mobile Milano 2022

 

Entre los días 7 y 12 de junio, Mobles 114 participó en la 60ª edición del Salone del Mobile en Milán.

 

El stand fue diseñado por el arquitecto Stefano Colli en color blanco, donde destacaba un suelo realizado en ladrillo de barro tradicional que le otorgaba una atmósfera mediterránea, evocando así nuestras raíces. Este diseño se completó con dos apliques de pared Junco, un diseño original de J.A. Coderch, gracias a la colaboración de la editora Tunds.

 

 

 

Dentro de la selección de productos que presentamos se encontraron las siguientes novedades: la silla Gràcia Giratoria, la nueva colección de taburetes Nuta Colors, la butaca Danesa en su versión más doméstica y confortable y los últimos accesorios que amplían las opciones de configuración de TRIA Shelving System. 

 

El sistema de estanterías TRIA es uno de nuestros productos más icónicos que ofrece innumerables opciones de personalización según los requisitos del espacio y sus usuarios. Las últimas incorporaciones a este sistema incluyen cuatro nuevos accesorios que se adaptan a su estilo atemporal y a su carácter altamente funcional: un armario vitrina, un sistema de iluminación led, una mesa de 90×120 cm con pata y la posibilidad de añadir paneles posteriores.

 

Este año en la Feria de Milán contamos con el proyecto “Touchstone”, una colaboración entre Mobles 114 y The Glass Apprentice inspirada en el nuevo armario vitrina de TRIA. Esta colección nace bajo la premisa de encontrar una relación entre las puertas de vidrio y los jarrones realizados en el mismo material a manos de este artista del vidrio soplado.

 

 

Tanto Salone del Mobile 2022 como Fuorisalone 2022 han ofrecido un amplio programa de eventos, instalaciones y lanzamientos que han puesto el foco en la creatividad y la innovación. Además, dentro del marco de Fuorisalone, Mobles 114 también ha participado junto a otras marcas y editoras nacionales en la instalación “Inspired in Barcelona: A Gathering Place”, promovida por Barcelona Centro de Diseño (BCD)  y comisariada por el diseñador Martín Azúa.

 

Imágenes: Marcela Grassi

Touchstone by The Glass Apprentice

El próximo miércoles 22 de junio, en el marco de la Barcelona Design Week, Mobles 114 abre las puertas del showroom para presentar «Touchstone», una colaboración con el diseñador de vidrio soplado Pròsper Riba Vilardell, fundador del proyecto ‘The Glass Apprentice’. 

 

Esta es la tercera ocasión en la que Mobles 114 invita a un diseñador a explorar el componente artesanal desde el ámbito del diseño de objetos, basándose en la estantería Tria. Este año, la editora ha optado por colaborar con ‘The Glass Apprentice’ para la creación de «Touchstone», una colección de piezas de vidrio para presentar las novedades de Tria.

 

 

 

Una de las novedades presentadas este año en la Feria de Milán por parte de Mobles 114 ha sido el armario vitrina con puertas correderas transparentes, que se suma a la familia de configuraciones disponibles para TRIA Shelving System. “Touchstone” de The Glass Apprentice nace bajo la premisa de encontrar una relación entre las puertas de vidrio del armario vitrina y los jarrones realizados en vidrio. De la paleta de colores en la que TRIA Shelving System se encuentra disponible, el diseñador ha elegido los tonos naranja y verde. 

 

Para su proceso, Pròsper Riba Vilardell se ha centrado en una propuesta sin molde, incorporando el componente del azar en el proceso de ejecución. A partir de una bola bicolor transparente a la que se suman el color naranja o verde, la pieza se lleva hasta el límite de elasticidad durante el proceso de cocción y se deforma por el efecto de la propia gravedad. 

 

Este tipo de producción artesanal propicia que cada pieza sea diferente y por tanto única; ensalzando la esencia y el valor de la producción artesanal. El resultado es una colección de piezas que fusionan las influencias artesanales del vidrio con el carácter atemporal y funcional representativo de Mobles114.

 

“Touchstone” se podrá ver en el showroom de Mobles 114 dentro del marco de los eventos celebrados durante el OFF Barcelona Design Week. Te invitamos a descubrir la colección el día 22 de junio en un entorno distendido mientras disfrutamos de croquetas y cervezas. 

 

¡Os invitamos a conocer el sorprendente resultado de esta colaboración!

 

Fecha y hora: 22 de junio de 18 h a 21 h

Lugar: Mobles 114 (Julián Romea, 16 bajos 2)

Inscripción: gratuito con acceso libre

 

Volvemos un año más al Salone del Mobile

 

Con motivo de la Semana del Diseño de Milán, Mobles 114 vuelve un año más a la ciudad italiana a presentar sus últimas novedades.

 

 

El 60 aniversario del Salone del Mobile se llevará a cabo del 7 al 12 de junio en el recinto ferial Fiera Milano Rho, y será durante esas fechas cuando Mobles 114 exponga las últimas incorporaciones al catálogo de la marca. ¡Te invitamos a visitarnos en el Hall 10 D 05!

 

 

Además, dentro del marco de FuoriSalone, Mobles 114 participa junto a otras marcas y editoras nacionales en la instalación “Inspired in Barcelona: A Gathering Place”, promovida por Barcelona Centro de Diseño (BCD) y comisariada por el diseñador Martín Azúa.

Casa Les Punxes x Cloudworks, un nuevo coworking en el corazón de Barcelona

 

En el número 420 de la Avenida Diagonal, justo entre las calles Rosellón y Bruc, se encuentra la imponente Casa de les Punxes, uno de los monumentos más emblemáticos y particulares del modernismo barcelonés. Recientemente adaptada por Cloudworks como espacio coworking, nos adentramos en su interior para descubrir una cafetería-restaurante elegante, ecléctica y acogedora, lista para alojar a todo viandante que busque un lugar dinámico e inclusivo para disfrutar de un delicioso café.

 

 

Situada en la frontera entre el barrio de Gracia, dinámico y vibrante, y el Eixample, primoroso y estructurado, la Casa Terradas fue construida en 1905 como un castillo medieval con ánimo de dotar la obra del arquitecto modernista Puig i Cadafalch de un matiz gótico. Podría decirse que ese es precisamente el rasgo más definitorio de la Casa de les Punxes: la eterna dicotomía entre lo nuevo y lo viejo, lo contemporáneo y lo clásico, lo básico y lo refinado.

 

El proyecto de Cloudworks está dividido en tres espacios bien definidos para poder compaginar el trabajo con el descanso. El lobby, donde se han incorporado piezas de Mobles114, está situado a pie de calle y permanece abierto al público; cualquier persona es bienvenida para tomar un café o disfrutar de un sabroso menú. 

 

 

 

La decoración modernista, propia de los orígenes del edificio, casa a la perfección con la inspiración industrial de la silla Tube, diseñada por Eugeni Quitllet, de formas redondeadas, resistente y adaptable, que nos retrotrae a la Barcelona de principios de siglo, y con el taburete Nuta Colors, diseñado por Lluís Pau, caracterizado por el racionalismo y el minimalismo propios de la Bauhaus, cuya atemporalidad y acabado de orfebre refuerzan la visión holística del lobby. Por otro lado, el perchero Forc, diseñado por Lagranja Design, nos deleita con su diseño amable y la claridad de sus formas suaves. Tallado en madera de haya, práctico y funcional, su percha estilizada encaja perfectamente en la fusión entre lo clásico y lo contemporáneo.

 

 

 

La zona de coworking está situada en el primer piso, justo encima del lobby, en el espacio conocido como el office, que consta de 74 lugares de trabajo cómodos y agradables. Sin embargo, para disfrutar del entorno más espectacular de este edificio emblemático hay que seguir subiendo un poco más, hasta la azotea. Arriba, todo se ve desde otra perspectiva, al amparo de las famosas seis punxes que dan nombre a la Casa Terradas. El Cloud es un espacio destinado a la relajación y la contemplación que cuenta con cinco luminosas salas de reuniones y un espacio cantina donde podrás comer y conversar. El mobiliario de la terraza está compuesto íntegramente por la colección Tube. Además de las sillas, Eugeni Quitllet nos sorprende con la mesa auxiliar Tube, perfecta tanto para interior como para exterior por su construcción en aluminio. Sentado en lo más alto de la Casa de les Punxes y con Barcelona a los pies, los lunes por la mañana se antojan extremadamente placenteros.

Imágenes: Meritxell Arjalaguer

 

Un retrato del ilustrador Pol Montserrat a través de su colaboración con Mobles 114

Desde la primera pincelada hasta la publicación de la ilustración ya finalizada, Pol Montserrat trabaja dentro de un proceso intencionadamente experimental y con cada encargo da forma a imágenes fluidas y siluetas familiares mediante la tinta china o el guache. Desde su estudio ubicado en Barcelona, este artista, cuya obra ha acompañado durante varias ediciones los catálogos de Mobles 114, ilustra escenas ordinarias cargadas de minimalismo y belleza.

 

 

 

 

 

De aquella primera colaboración nace un nexo que vuelve a transformarse en una serie de ilustraciones para el catálogo Classics. En ellas, la butaca Catalana, la mesa Jujol, la lámpara Fil o el cenicero Copenhagen se llenan de color gracias a los trazos fluidos y conceptuales del artista; unas imágenes diluidas y cercanas que invitan al espectador a hacer suyos los diseños.

 

PEY Table System

 

La última colaboración entre Pol y Mobles 114 ha sido una animación para el opening del vídeo de la colección de mesas PEY. En él, Pol convierte una escena neutra en un acogedor hogar a base de sus características pinceladas. El ilustrador también interviene en el video ejemplificando alguna de las funcionalidades propias del conjunto de mesas para espacios de trabajo o home office.

 

La obra de Pol Montserrat, con solo unos pocos movimientos rápidos de pincel, nos acerca de forma onírica a la honestidad y sencillez que Mobles 114 busca también aportar en cada uno de sus diseños.

 

 

Video: Marc Mitjà y Laura Galofré

Ilustraciones: Pol Montserrat

El “Nou” Mas Vell, un lugar ecléctico donde lo nuevo y lo “más” antiguo se dan la mano

Más que el clásico restaurante donde se sirve deliciosa cocina tradicional catalana; El “Nou” Mas Vell es un lugar que destila creatividad y donde suceden cosas continuamente. También hace las veces de cervecería, pub, espacio de coworking y un lugar donde se celebran eventos; las personas que están detrás de este proyecto aseguran que también se trata de un estilo de vida. Y no solo se fabrica aquí cerveza, sino que también se cuecen ideas y energía creativa.

Ubicado en una antigua masía del siglo XIV con vistas al mar en la zona del Masnou (Barcelona), este maravilloso edificio sería posteriormente integrado por el arquitecto Bonaventura Bassegoda en el complejo del Casino durante los primeros años del siglo XX, cuando tuvo lugar la restauración del edificio. Se conservaron su impresionante fachada y otros elementos propios del estilo gótico que se mezclan con ciertos aires mediterráneos que responden a su ubicación costera.

 

El proyecto actual del arquitecto Stefano Colli para El “Nou” Mas Vell ha incorporado piezas de Mobles 114 tanto en el interior como en el patio. La silla Tube diseñada por Eugeni Quitllet tiene un estilo de lo más característico que evoca el pasado industrial de Barcelona y que funciona de maravilla en la zona al aire libre; mientras que el metal presente en los taburetes Nuta y la mesa Oxi bistrot nos recuerdan a la superficie de los tanques de fermentación de cerveza adyacentes en el interior del restaurante. Colli también ha incorporado la colección compuesta por las sillas y la mesa Gràcia Wood en las zonas de coworking. 

 

 

 

La identidad gráfica de este “nuevo” Mas Vell ha sido desarrollada por Ingrid Picanyol Studio en paralelo al proyecto de Stefano Colli, de manera que se complementan mutuamente. Estas intervenciones se entienden como un homenaje al icónico legado de El Mas Vell, respetando la disposición arquitectónica original, rescatando elementos del pasado y añadiendo otros que podían haber estado presentes en el pasado.

 

Imágenes: Leo Garcia Méndez

André Ricard, el diseño invisible

Mobles114 coproduce el documental ‘André Ricard, el diseño invisible’, dirigido por el cineasta Poldo Pomés, con guion del periodista Xavier Mas de Xaxàs. En él, a lo largo de algo más de 56 minutos, se representa y repasa la vida y obra de uno de los primeros diseñadores de producto nacionales. Un pionero que, desde la honestidad, ha trabajado desarrollando productos para hacernos la vida más fácil y agradable.

 

André Ricard (Barcelona, 1929) es considerado, junto a Miguel Milà, uno de los padres del diseño industrial catalán. Desde pequeño sintió la necesidad por analizar la forma y la función de los objetos que lo rodeaban. Aquella temprana afición fue la que lo llevaría a estudiar en la Academia de Warnia Zaraszescka, artista polaco que le inculcaría las enseñanzas de la Bauhaus, a frecuentar Reino Unido al mismo tiempo que se celebraba allí el Festival of Britain, o admirar el trabajo de Raymond Loewy.

 

Belleza estética como consecuencia de la funcionalidad

 

Desde el inicio de su colaboración con la empresa de fragancias Puig, diseñando el packaging de sus perfumes, André Ricard ha concebido algunos de los diseños más recurrentes de nuestra vida cotidiana, desde las botellas de detergente Norit hasta las pinzas Orion, pasando por los icónicos ceniceros Copenhaguen 1966 o las pinzas Tong 1964, ambos reeditados por Mobles114 y pertenecientes a la colección “Classic Collection”.

 

 

 

BodeGon: una brasería indispensable en Burdeos

En la zona de La Victoire, en pleno corazón de la capital mundial de vino, se encuentra BodeGon, un moderno bistrot con una amplia terraza que es escenario de numerosas escenas urbanas en una ciudad en la que confluyen un estilo eminentemente clásico pero donde también late un gran sentido de modernidad y frescura. 

Mobles114 ha colaborado con Benayoun Architectes aportando el mobiliario de exterior de la serie Tube para este restaurante-brasería, donde la premisa era contribuir a crear un espacio amigable y distendido, especialmente concebido para fomentar los encuentros sociales y crear una atmósfera casual. 

Situado en plena Plaza de la Victoria, frente a la triunfal Puerta de Aquitania, BodeGon destaca por su aspecto dinámico y lleno de vida, en una zona eminentemente urbana por la que transitan los tranvías y confluyen los ciclistas a la vez que también desfilan los estudiantes.

Lo sorprendente del proyecto es la incorporación de un elemento visualmente interesante que contrasta con la arquitectura clásica colindante, que bien nos recuerda al estilo Haussmanniano típicamente parisino.

Las piezas de la colección Tube diseñadas por Eugeni Quitllet se adaptan a la perfección a la terraza de este bar tan emblemático, gracias a su adaptabilidad a diferentes entornos de exterior e incluso interior. Además, es una solución perfecta para la hostelería dado que gracias a la conjunción del aluminio y el polipropileno que conforma el asiento, las piezas de la serie Tube son ligeras, resistentes, apilables y de fácil mantenimiento.

Lo más característico de su diseño y donde recae toda la atención es el tubo continuo de aluminio, que le confiere un gran dinamismo y atractivo visual, sin restarle ligereza en su aspecto.

Apoyada sobre tres patas que también permiten su fácil almacenamiento, la mesa Tube también mantiene esa esencia de líneas curvas y suaves, aportando un sentido de continuidad en este proyecto. 

Imágenes: Meritxell Arjalaguer

Distribuidor del producto: Agora Mobilier

La casa-estudio de Isern Serra & Valeria Vasi en Barcelona

El dúo formado por el diseñador de interiores Isern Serra y la artista Valeria Vasi ha contado con Mobles114 al crear su hogar en Barcelona, un espacio sereno donde reinan el minimalismo y el carácter Mediterráneo.

Situada en un antiguo edificio de oficinas de los años 50 en el barrio de Clot, la vivienda de 120 ​m2 de esta pareja de creadores es también el estudio de Valeria Vasi. En todas sus estancias predomina un ambiente relajado y casual, ya que ha sido concebida como un espacio diáfano bañado de luz donde poder vivir, crear y disfrutar en compañía.

La pareja tenía claro que quería crear un espacio abierto que facilitara la comunicación y favoreciese el aspecto social. Es por ello por lo que decidieron optar por espacios amplios donde la cocina, el comedor y la sala de estar se funden en una sola estancia que se orienta hacia los amplios ventanales, recibiendo de lleno la luz del sol del mediodía.

De líneas claras y con abundante luz natural, la cocina se compone de una gran isla central de obra cubierta con un sobre de madera de fresno donde se encuentran la pica y los fuegos, incluyendo el extractor que queda integrado en la placa de inducción, omitiendo la campana y favoreciendo así la continuidad entre cocina, comedor y salón. 

Esta isla adquiere un gran protagonismo y es un espacio clave a la hora de articular la cocina y el comedor. El polifacético taburete Nuta de Mobles114 se adapta a la perfección a esta configuración gracias a sus líneas sencillas y funcionales. Este diseño de Lluís Pau destaca por sus formas ligeras y equilibradas, que lo hacen especialmente idóneo para la hostelería, espacios de exterior, así como interiores de toda índole, ya que se integra perfectamente a estilos que van desde lo clásico a lo más contemporáneo gracias a su sobriedad formal. Gracias a su carácter elegante a la vez que funcional, Nuta ha recibido diversos reconocimientos de diseño, como la Selección Premio Delta ADI-FAD 1990.

Además, Nuta es un diseño ligero, estable y duradero, y se encuentra disponible en varias alturas, acabados y colores, de manera que resulta aún más fácil adaptarlo al uso y a las características del ambiente.

En casa de Isern Serra y Valeria Vasi, el taburete Nuta de Lluís Pau para Mobles114 se integra de manera excepcional dentro de un espacio cálido y minimalista pero con elementos que aportan una nota personal, como son las obras de la propia artista, pinturas realizadas por su abuela y objetos adquiridos por la pareja en diferentes viajes que han realizado juntos.

Imágenes: Salva López

DANESA, una elección segura, una pieza esencial

Tal y como revela su propio nombre, la butaca Danesa de Mobles 114 es una pieza de lo más acogedora; inspirada por la elegancia y la sencillez del diseño típicamente escandinavo.

Creada por los diseñadores industriales JM Massana y JM Tremoleda, Danesa es un asiento altamente confortable, de líneas puras pero generosas, que invitan a ser disfrutadas a través de la lectura o una charla distendida.

Realizada con materiales resistentes y de alta calidad, esta es una pieza infalible que se adapta a cualquier ambiente, tanto en espacios públicos (hoteles, restauración, showrooms…) como en el ámbito doméstico o en estancias más privadas.

Un diseño mejorado

Su diseño demuestra una vez más el clásico precepto de que la función es lo que determina la forma, ya que Danesa cuenta con un respaldo en el que se distinguen dos partes claramente diferenciadas y se añade un cojín sobre el respaldo para un extra de confort que se puede regular mediante un ingenioso sistema de imanes, lo que permite modificar la altura para una mejor adaptación. Este detalle garantiza que tanto su amplio respaldo como el cojín se puedan adaptar a cualquier persona a la hora de sentarse y ofrecer así un mayor confort incluso durante largos períodos de tiempo. 

La estructura de la butaca está realizada en madera maciza de roble barnizado, un material noble y cálido que recibe a la perfección la tapicería textil de la marca danesa Gabriel, disponible en una amplia gama cromática de tonos ricos, cálidos y neutros.

La butaca Danesa es una pieza altamente versátil, de diseño atemporal y elegante con claras reminiscencias del estilo nórdico moderno que encaja fácilmente en entornos actuales; aporta una nota cálida y elegante a la que vez que invita a disfrutar de su gran confort gracias al sistema de su respaldo.

Imágenes: Meritxell Arjalaguer

Feliz año nuevo 2022

¡Y ya estaría! Conforme este año tan intenso va llegando a su fin, nosotros celebramos un 2022 con esta delicada abstracción especialmente creada por Júlia Esqué para Mobles114.

La obra de la diseñadora barcelonesa es de todo menos fácil de definir; siempre sugerente y cautivadora. En su práctica siempre muestra su afición por todos los materiales y soluciones disponibles que hay por explorar.

Siempre moviéndose entre el ámbito conceptual y el aspecto más funcional del diseño, su trabajo ahonda en un amplio abanico de áreas de investigación, desde la ergonomía hasta las texturas, como demuestra en algunos de sus diseños de mobiliario.

Desde su estudio en Barcelona, la diseñadora se interesa por la relación entre los objetos y sus últimos usuarios: nosotros, las personas. Por otra parte, se ha dedicado al estudio del color y la experimentación con estampados en sus últimos trabajos.

Es simplemente eso, esa habilidad para fluir; para estar abiertos a cualquier tipo de proyecto apasionante que el futuro pueda traer consigo lo que nos hace sentirnos tan optimistas de cara a este año que entra.

Desde Mobles114, queremos desearte un feliz Año Nuevo.

El Pabellón de la República

El racionalismo arquitectónico de Sert, los emotivos lienzos de Miró o Picasso y la calidez hecha mobiliario de Torres Clavé sirvieron como medio de propaganda política y establecieron las bases de un movimiento moderno que alcanzó su reconocimiento en el exilio.

La Exposición Universal de París duró un corto lapso de tiempo: se inauguró el 25 de mayo de 1937 y se clausuró el 25 de noviembre de ese mismo año. Dentro de aquel espacio diáfano, se respiró por un segundo una escultural calma ante el inminente caos que acechaba Europa.

El pabellón de 1937

En otoño de 1936, en pleno estallido de la Guerra Civil, el gobierno de la Segunda República consideró indispensable su participación en la Exposición Universal de París, debido al enorme potencial de propaganda que tenía dicho evento y para así poner a España como un referente en cuanto a arte, arquitectura y diseño.

En la Plaza del Trocadéro, a los pies de la Torre Eiffel, el 27 de febrero de 1937 se ponía la primera piedra del que se convertiría en todo un icono arquitectónico y un símbolo del movimiento moderno español: el Pabellón de la República, obra de Josep Lluís Sert y Luis Lacasa. El pabellón, comisariado por el filósofo José Gaos, tenía dos firmantes: por un lado Josep Lluís Sert, un destacado discípulo de Le Corbusier y fundador del GATCPAC (Grupo de Arquitectos y Técnicos Catalanes para el Progreso de la Arquitectura Contemporánea), y por el otro Luis Lacasa, miembro del Partido Comunista e impulsor de la Alianza de Intelectuales Antifascistas para la Defensa de la Cultura.

Si bien Lacasa era afín a la arquitectura regionalista, Sert lo era al racionalismo. Debido a los cortos plazos que se barajaban para la construcción del pabellón, la idea de Lacasa, basada en la construcción con ladrillo, fue desechada para dar paso a la propuesta de Sert, que partía de una construcción “en seco” mediante módulos prefabricados. Además, por si fueran pocas las limitaciones de tiempo e inversión, el plan de construcción debió adaptarse a un terreno irregular con pendiente y tuvo la obligación de respetar los árboles existentes.

Aquel edificio de 1.400 metros cuadrados con planta libre, concebido por sus arquitectos como un contenedor vacío, se erigió como un símbolo de innovación y talento, acogiendo el trabajo de los artistas e intelectuales más destacados de aquella España. Los escritores Max Aub y José Bergamín, el cartelista y fotomontador Josep Renau, el cineasta Luis Buñuel, los escultores Alberto Sánchez y Julio González, los pintores Hernando Viñes, Joan Miró y Pablo Picasso y el arquitecto Josep Torres Clavé, con una muestra de su depurado mobiliario, dieron forma, imágenes y palabras a lo que en España estaba sucediendo.

Si bien desde el primer momento la organización del evento pidió a Picasso su colaboración, garantizándose así el éxito y la repercusión pública, este acabó siendo quién demoró la inauguración. El Guernica, considerado después como el gran icono de la pintura española del siglo XX, tenía en el pabellón un lugar clave. Situada en una de las paredes del patio, en la planta libre, Sert y Lacasa habían dispuesto las columnas que apuntalaban el edificio de tal forma que ninguna impidiese ver la totalidad del cuadro.

En la parte central del patio también se encontraba la Fuente de Mercurio, obra de Alexandre Calder, el único artista extranjero que participaba en el pabellón. En la misma zona, y cubierta con una lona que hacía la función de auditorio, se encontraban dispuestas varias butacas de madera con respaldo de cuerda diseñadas en 1934 por Josep Torres Clavé y que actualmente producimos en Mobles114.

El edificio actual

Con motivo de los Juegos Olímpicos de 1992, el Ayuntamiento de Barcelona encargó a los arquitectos Antoni Ubach, Miquel Espinet y Juan Miguel Hernández León la realización de una réplica del pabellón. Esta construcción, que respeta el proyecto original, está ubicada en el barrio barcelonés de Vall d’Hebron, siendo actualmente sede del CRAI, uno de los archivos-biblioteca más importantes del mundo sobre la Segunda República, la Guerra Civil, el exilio, el franquismo y la transición española.

La butaca Torres Clavé

Como un pequeño homenaje al legado del arquitecto y diseñador Josep Torres Clavé y a este diseño que lleva años acompañándonos y formando parte de nuestro catálogo de Clásicos, la fotógrafa Jara Varela recoge en esta colección la belleza de la butaca inspirada en los “cadirats” populares ibicencos en diferentes rincones del pabellón, tal y como debió de ser vista por los visitantes en 1937.

Torres Clavé, cofundador junto con Antoni Bonet del MIDVA (Muebles y Decoración para la Vivienda Actual), dominaba la búsqueda del confort, hecho que se hace patente en este diseño que combina la devoción por la artesanía con un ejercicio racional de ergonomía y proporciones.

Imágenes: Jara Varela

Teixidors equipa sus oficinas y espacios polivalentes de la mano de Stefano Colli y Mobles 114

Tras tres décadas de historia y gran éxito comercial en el sector textil, la marca catalana sigue apostando por el compromiso social. Más de una treintena de personas con diversidad funcional trabajan en los telares manuales, produciendo piezas únicas en un entorno en el que se respira esmero y cariño por el trabajo artesanal de calidad. A esta iniciativa social también se ha querido sumar diseño y materias primas naturales, apostando por la sostenibilidad.

Reformado previamente por la cooperativa de arquitectura arqbag, este edificio modernista proyectado en el año 1916 destaca nuevamente por la labor de equipamiento de las oficinas y espacios polivalentes a manos del arquitecto e interiorista Stefano Colli y Mobles 114.

Colli defiende que el diseño y la arquitectura pueden “transformar y mejorar las pequeñas cosas, los espacios, los lugares, a las personas y sus hábitos”.  Este hecho se refleja a la perfección en los locales de Teixidors en Terrassa, donde sus espacios diáfanos reciben con gusto los diseños funcionales de Mobles 114.

El interiorismo es también, según Colli, una forma más de comunicar, lo cual se pone de manifiesto en su selección de mobiliario para los interiores de Teixidors. Las sillas Tube, con espíritu industrial y líneas relajadas, encajan a la perfección en todos los ambientes gracias a su versatilidad. Con un cuerpo sólido de líneas puras, la mesa Pey protagoniza los espacios de las oficinas, donde también encontramos el funcional sistema de almacenaje Tria revistiendo sus paredes. También en su entorno de trabajo podemos encontrar las sillas Green Eco, producidas con material 100% reciclado y 100% reciclable procedente de residuos industriales. La geometría poligonal y el grabado en altorrelieve del asiento le confieren un aspecto absolutamente original, mientras que su carácter sostenible resuena con los valores de la firma Teixidors.

En el taller destacan también las formas modernas y el espíritu tradicional del taburete Luco. Podemos encontrar piezas de mobiliario funcional en cada esquina, como el perchero Hulot o la papelera Riga, que combinan bien en todo el conjunto. Las formas escultóricas de la silla Om Textil y la mesa Oxi bistrot aportan equilibrio y una nota de color a un espacio donde la protagonista es la luz que entra por los amplios ventanales y donde predominan los tonos de la madera.

El nuevo interiorismo de Teixidors respira creatividad gracias al mobiliario original de Mobles 114, que le confiere una identidad propia en un espacio industrial donde la atención y el gusto por los detalles contribuyen a crear una atmósfera cálida y agradable para sus empleados.

Imágenes: Meritxell Arjalaguer

Tierra de arcillas x Mobles 114

Tierra de arcillas es un proyecto que nace para crear, desde el origen del proceso, piezas y objetos de cerámica.

Un proyecto humilde, que precisamente por su sencillez, busca una forma de entender el mundo más honesta, más arraigada al territorio. Por esto nos hace partícipes del proceso de investigación, de búsqueda de materiales y de su transformación a partir de las tierras originarias del río Andarax de Almería.

El resultado es una cuidada selección de arcillas, texturas y colores diferentes que hacen una colección única que nos une desde la tierra a la mesa y a la comida a través de la cerámica.

Conocedores de este proyecto, desde Mobles 114, nos queríamos unir a esta forma de hacer y por esto hemos pedido a Tierra de arcillas que nos diseñaran un jarrón para desea un buen verano 2021.

Esperamos que os guste.

Totem by Martín Azúa

 

Jugando con la quietud estática de un tótem, el movimiento basculante de un tentetieso y la percusión en un mortero, Martín Azúa ha diseñado este objeto ‘stabile/mobile’ (palabra robada de la obra de Alexander Calder): Tótem.

 

Después de trabajar durante muchos años con Azúa, desde Mobles 114 sabíamos que este diseñador vasco era la persona ideal para diseñar esta pieza. Este reconocido autor tiene la asombrosa capacidad de convertir los materiales con los que trabaja en objetos únicos a través de los cuales las formas y la naturaleza penetran en los espacios que los contienen.

 

Tótem se encargó con la intención de ser exhibida en una de las estanterías Tría expuestas en el stand del Salone del Mobile 2019 en Milán. Se trata de una edición limitada, que se ha fabricado en madera de nogal americano.

 

Pero no es la primera vez que Azúa diseña una pieza de este estilo. A lo largo de su carrera, el diseñador ha dado vueltas a este mismo concepto creando varias versiones de morteros y tótems.

 

De hecho, sería interesante indagar un poco más en esta especie de obsesión que tiene el autor por este tipo de esculturas, y ver por qué se da este continuo retorno hacia el trabajo de esta clase de objetos.

Para la creación de Tótem, Azúa ha diseñado una colección conformada por tres modelos distintos que tienen tanto una función decorativa, como funcional: sirven como morteros para moler especies, pigmentos, vegetales o semillas, entre otras cosas.

 

No es la primera vez que Martín Azúa trabaja para Mobles 114. Durante los últimos años este diseñador afincado en Barcelona ha trabajado para el catálogo de la marca en varias ocasiones, diseñando el taburete Luco o la silla Rambla.

 

Defensor de la artesanía, Azúa se interesa por el trabajo con distintos materiales, respetando siempre sus características y texturas para dar énfasis a su origen.

 

Azúa conserva en sus obras lo sublime de lo natural, destacando sus propiedades, su evolución y sus rasgos. Y con sus diseños, el autor consigue introducir un pellizco de naturaleza al ambiento urbano en el que la mayoría de nosotros estamos sumidos.

 

Su trabajo se caracteriza por la incorporación de la experimentación en el proceso del diseño, participando muchas veces con artesanos o productores, y reivindicando la reflexión social y el respeto hacia la cultura artesanal en sus obras. Porque, según Azúa, ‘la artesanía es una actitud de búsqueda de la calidad’, y esto se refleja en todos los trabajos que realiza el autor.

Las obras del diseñador vasco abarcan varias categorías: ha diseñado desde mobiliario, iluminación, u objetos que cuentan con un lenguaje claramente identificable. Un lenguaje propio, que se proyecta tanto en sus diseños más funcionales, como en los diseños de objetos más abstractos, llenos de poesía, y no exentos de un refinado sentido del humor.

Desde el año 2007 su proyecto “Basic House” forma parte de la colección permanente en el MOMA de Nueva York. Además, también expone varias piezas en la colección del Museo del Diseño de Barcelona y en distintas colecciones públicas y privadas.

Martín Azúa ha sido reconocido por su trabajo con el Premio Ciudad de Barcelona 2000, el Premio Delta de Plata 2007, el Premio FAD de Arquitectura / Efímeros 2008, el Premio Design Plus 2009, el Premio Interiorismo Plus 2009, el Premio AD mejor diseñador del año 2010, el Premio Delta de Plata 2011 / y el Premio a la Mejor Trayectoria Nacional de la Revista Interiores 2015, entre los más destacados.